bueno, todo el mundo habló mucho de esto,

yo quisiera no tener nada que decir.

solo cuando estoy muy alterada es que se me

ocurre hablar de política o de religión.

es solamente la impotencia de saber que la desición

de unos pocos afecta [afectará] el curso de la historia

mundial.

en fin.

nada que hacer y mucho que decir de nada.

suerte con eso de la reelección.

ahí nos veremos en alguna fiesta-estúpida.



por el momento, me devuelvo del teatro gringo,

que en el teatro tico también hay

propuestas [des]interesantes para el diario ver.

.

adrainherrareâ„¢